Juegos para un día de picnic + SORTEO

Con la llegada del buen tiempo, llegan las ganas de disfrutar de un día al aire libre. El próximo 18 de junio se celebra el Día Mundial del Picnic, la excusa perfecta para romper con la monotonía de la semana y pasar un buen rato con los peques de la casa.

Ir juntos de picnic es la forma ideal para que os divirtáis y juguéis en familia ¡os damos algunas ideas de los juegos que no pueden faltar en vuestras cestas!
Y os aconsejamos leer hasta el final porque tenemos una sorpresita…

Mi-mic
Mi-mic es un disparatado juego de mímica y sonidos que enfrenta a dos equipos. La misión de cada equipo es representar el mayor número de palabras posible. Las cartas se dividen en tres categorías: acciones, objetos y personajes.
El equipo que adivine el mayor número de cartas ¡ganará!

Ideas4fun
Ideas4fun es un divertido juego con el que poner a prueba tu ingenio. Durante éste, tendrás que realizar 5 tipos diferentes de pruebas: coincidir con tus compañeros, intentar no repetiros, evitar palabras prohibidas, descubrir temas secretos y ser el que más palabras encuentre en los 30 segundos que dura el reloj.

Co-co-pio
Co-co-pio es un delirante juego de tarjetas. Para ganar tendrás que ser el primero en conseguir que tus gallinas tengan tres pollitos. Para ello tendrás que ir poniendo huevos y protegiendo tu granja a la vez que robas los huevos y los pollitos de los otro jugadores. ¡No te despistes o te robarán los tuyos!

Y ahora que conocéis un poco más estos juegos.. ¿quién quiere llevárselos por la patilla?
Si queréis ganar un lote de juegos que incluye estos tres de Games&Friends (Mimic, Ideas4Fun y Cocopio), sólo tenéis que:

1. Seguirnos en Instagram
2. Darle like a la publicación del sorteo.
3. Mencionar a un amigo en comentarios.

¡Tenéis hasta el día 30 para participar!
El día 3 anunciaremos el ganador en nuestras redes sociales, ¡mucha suerte! 😉

Crecer jugando | Por Amparo Ibáñez (Pedagoga)

Juguetes y juegos que estimulan el desarrollo del niño.


El juego tiene el poder de pasearse entre el mundo de la fantas
ía y el mundo real, por eso el niño cuando  juega vive una realidad mágica. Si echamos la vista atrás en nuestra historia personal  seguro que guardamos maravillosos recuerdos de cuando siendo niños  pasábamos largos  ratos de entretenimiento y diversión jugando, primero en solitario con nuestro juguete preferido o con aquel muñeco del que tanto nos costó desprendernos para  más tarde descubrir nuevos compañeros con los que compartirlos. Y así mientras crecíamos, a través del juego, nuestro pequeño universo cada vez se hacía más grande ante nuestros ojos.

Decía Einstein que El juego es la forma más elevada de investigación y ciertamente llevaba razón, así que a eso vamos, ni más ni menos que al juego, sin dejar pasar por alto todas las habilidades físicas y mentales  que durante el juego el niño pone en acción y que por tanto estimulan su correcto desarrollo.

Para ello nos vamos a guiar  por las diferentes etapas del desarrollo que estableció el Psicólogo Jean Piaget y el valor que otorga al juego en cada una de ellas.

0  – 2 años Periodo Sensorio-Motor:

Durante los dos primeros años de vida el juego denominado funcional  se limita a las acciones y movimientos que permiten al pequeño manipular y  explorar lo que hay a su alrededor ya que todo despierta su curiosidad. 

Hasta los seis meses el juego se basa en agarrar, tocar, llevarse objetos a la boca, zarandearlos o  pasárselos de una mano a otra intencionadamente. Entre los nueve y los doce meses comienza a comprender el funcionamiento de las las partes en los juegos más sencillos como por ejemplo los encajables,  y poco a poco va afianzando sus pequeños logros. 

Los juguetes para esta etapa  de desarrollo deben producir sorpresa, avivar los sentidos y sobre todo provocar el ejercicio motor,  puesto que esto le permitirá ir consolidando su propio esquema corporal. 

Los más indicados  son los siguientes:

–    Encajables, de diferentes formas, con los que se trabaja la coordinación viso-manual, destrezas finas y la asimilación de las diferentes formas.

–    Apilables para desarrollar la motricidad fina y coordinacióóculo-manual.

–    Juguetes de  diferentes texturas y colores vivos que contrasten.

–    Juguetes de arrastre y empuje que permitan la actividad física motora.

 

2 – 6 años Periodo Pre-Operacional:

En esta etapa el juego pasa de ser funcional a simbólico o de dramatización, podemos decir que  la imaginación llega al poder.

Alrededor de los 2 años el niño comienza a imitar las conductas y acciones de su entorno inmediato, juega a que es médico, maestro o superhéroe En  principio  es un juego individual y  si juega acompañado será de algún adulto.  Más tarde aparecerá el juego en paralelo, es decir parece que los niños juegan juntos, pero realmente no hay interacción entre ellos, aunque eso sí, se observan unos a otros  e incluso sienten curiosidad por el juego que realiza el  que tienen a su lado.

Finalmente,  aparece a partir de los 4 años el juego simbólico compartido y con él se  comienzan a  establecer argumentos, roles Ahora toca consensuar el juego entre todos, repartir los papeles y establecer las reglas.

Entre los 5 y los 6 años el cambio es  espectacular en lo que  se refiere a los aspectos sociales del juego. Los veremos corretear por el parque, pudiendo estar implicados hasta ocho o diez niños en un juego en el que cada uno hace su papel y se somete al objetivo general del grupo.

En esta etapa de desarrollo del niño los  juguetes  más indicados son aquellos que le ayudan a representar la realidad, no obstante la progresión de su desarrollo cognitivo le permitirá iniciarse  en juegos de reglas sencillos y así aprenderá  a seguir las  instrucciones, utilizar estrategias o respetar los turnos

Son especialmente indicados  los juegos de  mesa como el dominó, los juegos de preguntas o los  de vocabulario, siempre teniendo en cuenta  que el nivel de dificultad esté en consonancia con la edad del niño.

6 – 10 años Periodo de Operaciones Concretas:

En este periodo de la niñez, en que el niño ya ha alcanzado un buen grado de desarrollo físico,cognitivo y social,  el juego sigue siendo la actividad fundamental para su  equilibrio. Los juegos de habilidad, de memoria o de lógica tienen en común que enseñarán al niño a compartir, a respetar las reglas, a saber esperar la llegada de su turno y a querer ganar, pero también a saber perder.

Los juegos más indicados para esta edad son aquellos que les permiten entrenar la memoria, trabajar la atención sostenida  y desarrollar habilidades matemáticas de cálculo mental.

Visto lo visto el juego supone el escenario ideal para que el  niño experimente, practique y adquiera muchas de las habilidades que le permitirán en un futuro desenvolverse en los diferentes ámbitos y situaciones de la vida. ¿Lo mejor? si a esto le añadimos que el niño cuando juega lo hace de forma natural,  espontánea y por pura diversión no me cabe la menor duda; no hay mejor forma de crecer que jugando!

Por último, como guía orientativa aquí os dejo una pequeña selección de juguetes especialmente indicados para estimular el desarrollo del niño en cada una de las etapas de crecimiento.

PERIODO SENSORIO MOTOR (0-2 años)

Educubes

40 piezas de madera, distintas y muy originales para que los niños desarrollen su imaginación construyendo sus propios edificios. Además algunas de ellas tienen números y letras que lo hacen educativo.

Activity Rocket

El cohete de actividades cuenta con un cuidado  diseño y ha sido fabricado en madera. Su tamaño resulta  ideal para que los niños jueguen con él sentados o de pie. Activity Rocket ofrece distintas posibilidades en un sólo juguete y  les permite desarrollar de forma divertida habilidades de motricidad fina, de percepción visual y de  coordinacióóculo-manual.

Construplack

Este juego de construcción utiliza piezas fabricadas en madera de forma rectangular y de diferentes colores. Mediante la manipulación los niños ejercitan la coordinacióóculo-manual y la precisión de sus movimientos. Las piezas son de madera y se presenta en una caja con forma de cubo.

PERIODO PRE-OPERACIONAL (2-6 años)

Block and block

Juego compuesto por 54 piezas de madera, 9 por color y 6 colores diferentes. Con ellas deberás construir la torre y por turnos ir quitando barritas del color que te indique el dado y lleva mucho cuidado de que no se te derrumbe, porque perderás. Es un juego divertidísimo que mejora la psicomotricidad fina.

Mi Primer Juego de Palabras

El juego de las palabras cruzadas en versión infantil. Los mas pequeños deben formar las palabras que tiene el tablero. Este juego estáorientado a los niños que ya conocen las letras pero todavía no saben unirlas para formar las palabras. El juego dispone de tablero, fichas/letras y tarjetas, estas tarjetas sirven para la puntuación de cada uno. El que completa la palabra se la lleva. El juego incluye instrucciones con distintas versiones según el nivel de dificultad con el que se quiera jugar.

Mi Primer Ajedrez

El ajedrez es pura estrategia, por eso resulta perfecto para entrenar  las facultades ejecutivas superiores como la atención sostenida, la concentración, el pensamiento abstracto o la memoria. Y para ayudarte a iniciarte en él tenemos el mejor juego. Un ajedrez que tiene en su tablero las fichas dibujadas en la posición de inicio de partida para aprender a colocarlas y además dispone de un manual muy gráfico de cómo se mueve cada figura. Seguro que aprendes rápidamente las reglas.

PERIODO DE OPERACIONES CONCRETAS (6-10 años)

Acierta 4

Pon cuatro fichas en línea y gana. Esta versión es de gran tamaño y toda de madera. Es un juego que potencia la concentración, la perspectiva y la orientación ocular. Un clásico que no puede faltar en tu casa.

Macropoly

Parece el típico juego de comprar calles y edificios pero NO! Lo que tienes que hacer es, viajar donde mas te guste, comprar paquetes de servicios y que no te lo cuenten.

Brainstring Original

Mueve los botones de colores de un agujero a otro para colocar los cuatro botones del mismo color en cada superficie y asegurarse de que termina sin ningún nudo dentro.

¿Sabes lo que es el ‘underparenting’?

Si eres uno de esos padres que a veces no se da cuenta y se pasa de protector con sus hijos, puede que te venga bien saberlo.

La «hiperpaternidad» es una tendencia que empezó a verse a principios de este siglo en EEUU y que hemos ido adoptando poco a poco en España. Lo que caracteriza este tipo de paternidad con comportamientos en los que los padres exceden la protección respecto a sus hijos, y les dedican una atención desmedida.
Y si para los padres es agotador, a los hijos puede provocarles graves trastornos en el crecimiento.

¿La solución? El «underparenting». Básicamente, no hacer tanto caso a los hijos, dejarles a su aire y observarles. Dejar que jueguen solos, que se aburran, que se equivoquen e incluso que hagan cosas peligrosas (siempre con precaución claro está).

Podemos ayudarles con los deberes, claro que sí, pero tienen que saber que pueden hacerlo solos. Tenemos que entender que no pueden hacer todas las tareas en la casa, pero hay que enseñarles a colaborar y a asimilar el orden desde pequeños.
De lo contrario, cuando crezcan seguirán buscando nuestro apoyo, y tendrán dificultades para valerse por sí mismos.

Es necesario fomentar la autonomía y la tolerancia a la frustración para ejercitar la resilencia (capacidad para recuperarse ante los problemas). La sobreprotección hace que no se ayude a afrontar los miedos, lo que puede desembocar en fobias. La educación consiste también en ayudar a los hijos a desarrollarse como personas. Necesitan formar su carácter, adquirir capacidad de esfuerzo, empatía y tolerancia a la frustración.

Dejarse ganar suena demasiado bien

Es inevitable, nos ponen ojitos y les vemos con tanta ilusión que no podemos decir que no. Y antes de que nos demos cuenta estamos poniendo una cara de profundo sufrimiento fingido y soltamos esa frase de ‘vaya, me has ganado’.

La sonrisa en la cara de los niños es inmediata, y seguido viene la nuestra por verles tan felices. Pero, ¿estamos haciendo bien dejando ganar a nuestros hijos?

pexels-photo-128893

Cuando un niño se acostumbra a ganar, el momento de enfrentarse una derrota puede ser catastrófico. Lo más normal es que no la acepte, tenga una rabieta y se ponga algo violento.
En estos casos, los psicólogos aconsejan que la violencia no debe admitirse bajo ningún concepto y es mejor corregirla de inmediato. Educar a los hijos en la frustración es clave para su desarrollo, y deben entender que no siempre van a ser los ganadores y que no todo en la vida sale bien. Y no pasa nada.

La película de Pixar ‘Del revés’ (‘Inside Out’) nos da unas claves sobre lo importante que es la tristeza en la vida de las personas, tanto adultos como niños; y cómo los sentimientos negativos cumplen un papel importante en nuestra felicidad y en cómo nos enfrentamos a los problemas del día a día.

pexels-photo-129029

Por lo tanto, al jugar debemos ser honestos: ganar la partida de vez en cuando y reaccionar de manera adecuada cuando seamos los perdedores para que el niño no copie malos comportamientos. Tenemos que tener claro que somos su ejemplo a seguir, y nuestras reacciones serán las suyas.

En definitiva, es muy importante jugar de tú a tú. Pero sin ser abusones, que nos conocemos. Con Quizzers, por ejemplo, al tener preguntas adaptadas a la edad de cada jugador nadie tiene ventaja sobre nadie, y si el niño pierde o gana habrá sido en las mismas condiciones que el resto.

facebook-quizzers

Otra opción para los que se resisten a aceptar la derrota es el juego en equipo, ya que así no se interpreta como algo propio sino de un conjunto de personas y se asimila más fácilmente. Ya se sabe, mal de muchos…

La luna, el corto de Pixar que defiende enseñar a los niños a pensar

No enseñes a los niños qué pensar, enséñales a pensar por sí mismos. Esta es la moraleja del corto ‘La luna’ de Pixar, un vídeo de cuatro minutos que defiende la filosofía de caer y levantarse, y de aprender a resolver problemas por nosotros mismos para aprender a vivir.

Desde el punto de vista del aprendizaje no existe nada más desafiante que los problemas, ya que estos no solo demandan esfuerzo sino también un proceso de cambio o adaptación. Cuando nos enfrentamos a un problema se ponen en marcha todos nuestros recursos cognitivos y, a menudo, esa solución implica una reorganización del esquema mental.

Esa es la razón por la que los expertos recomiendan plantear desafíos a los niños en vez de darles siempre la respuesta. Potenciando así su capacidad de observación, de reflexión y toma de decisiones. Si aceptan una información sin pensar, no tendrá valor para ellos y su cerebro lo asimilará almacenándolo en algún lugar de la memoria sin darle mayor importancia.

En cambio, si la información requiere una solución o un esfuerzo, si tenemos que comprender por qué nos hemos equivocado, los procesos del cerebro hacen que se retenga esa información como aprendizaje. Además, la resolución de problemas les da confianza y seguridad en sus capacidades, creciendo con menos miedos.

¡Os dejamos disfrutar del corto!

IV Concurso de Escaparates Cayro

Un año más ponemos en marcha el Concurso de Escaparates Cayro. En esta cuarta edición, las Jugueterías, papelerías y tiendas que venden productos de Cayro ponen toda su creatividad y los juegos de Cayro para decorar un escaparate de premio, en el que vosotros decidís con vuestros votos cuál os gusta más y quién creéis que debe ser el ganador.

cartelA5_21016.indd

Y este año, aunque como siempre estaban todos curradísimos, el escaparate ganador ha sido el de Mirakbonic con 559 likes. Y gracias a ello podrán disfrutar de la Smart Box que más le guste y disfrutarla como y con quien quiera, con un valor de hasta 200€.

captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-9-39-15

¡Os dejamos las fotos de los participantes para que veáis lo guays que han sido!

andromines-joguines4

apache1

campanula5

dav

dav

ll-regals-turis

ralet-ralet3

zabaleta1

Gracias a todos por participar y por votar, ¡el año que viene más y mejor!

Consumismo infantil o cómo dejar de darles todo a los niños

Si a nosotros nos bombardean constantemente con nuevos productos y a menudo caemos en comprar todo lo que se nos pone por delante, a los niños les resulta imposible resistirse a todo lo que ven.
Ellos están más acostumbrados que nosotros a la sociedad de la inmediatez y lo quieren todo, y lo quieren ya. Y sino, rabieta al canto.

pexels-photo-116151

Chuches, juguetes, montar en la noria, jugar con el móvil… Cosas normales en el día a día de una familia pero que en algunos casos van más allá. Hablamos de los niños que no se conforman con nada, que cada vez piden más.
Y más que pedir, la característica principal de estos niños es que exigen. Intentan mantener controlados a los adultos de su entorno para que les den lo quieren en el momento en el que les surja la necesidad.

pexels-photo-65451

Desde los abuelos a los profesores y padres, deberíamos aprender a decir que no y establecer ciertos límites para que no nos cojan el brazo cuando les demos la mano.
Así conseguiremos que los niños respeten nuestras decisiones y aprendan que no siempre van a poder tener todo lo que desean.

Estas actitudes aparecen sobre todo cuando los padres no tienen mucho tiempo para atender a los niños y lo compensan dándoles juguetes, comida o lo que les pidan. Pero esto, lejos de ayudar al niño, se puede volver en nuestra contra.

Es mejor pasar tiempo con ellos en cuanto se pueda en vez de suplir esta falta con cosas materiales. Y sobre todo intentar distinguir lo que es necesidad de lo que es capricho y transmitírselo a ellos de forma que aprendan a racionalizarlo.

pexels-photo-168866

En un mundo en el que todo se nos presenta como una necesidad inmediata esto no es tarea fácil, pero puede conseguirse. Hay que decir más veces que no.