Juegos para que los políticos aprendan a colaborar


Ayer nos propusimos romper barreras. Desde Cayro hemos enviado a los principales líderes políticos (PP, PSOE, Compromís-Equo, CiU, UPD e Izquierda Unida) un lote de juegos tradicionales junto a una carta-manifiesto para fomentar la cooperación entre ellos. Y es que: Yes, we Play (Together)!!

En Cayro pensamos que es necesaria la colaboración entre las diferentes fuerzas políticas para que encuentren las mejores soluciones a la situación en la que vivimos actualmente.

Podemos decir que la elección de los juegos enviados ha sido una propuesta esperanzadora para que todos los partidos se tengan en cuenta y puedan colaborar todos juntos. Sabemos que la política no es un juego, pero el entendimiento mutuo que se genera a través de ellos es de suma importancia. Dejemos a un lado las confrontaciones.

Entre los juegos elegidos encontramos el Formapalabras, el Parchis Modular, las Damas Chinas y el Rummi.

Con el Formapalabras, los políticos aprenderán a trabajar sobre las palabras de otros, haciéndolas suyas y mejorándolas. El Parchís Modular, por otro lado, será una buena prueba de hasta qué punto, en la política caben todos. La participación de ocho jugadores asegura que no exista el bipartidismo.

Con las Damas Chinas comprobarán que la única manera de avanzar es avanzando juntos. Y, por último, el juego del Rummi, que ayudará a manejar los números de todos los jugadores para avanzar.

Desde Cayro os invitamos a jugar y a concentraros en trabajar unidos, evitando confrontaciones innecesarias que no aportan medidas eficaces.

Aprender jugando

Como es de entender, cuando llegan las vacaciones queremos desconectar de todo y relajarnos, disfrutar. Para eso, muchos de nosotros dejamos de lado ciertas actividades que nos son beneficiosas para estimular nuestro cerebro como es la lectura o ciertos juegos que implican concentración e imaginación.

Hoy os proponemos que no dejemos de lado estas actividades, pero para hacerlo de una manera divertida os proponemos algunos juegos de mesa que además de hacernoslo pasar bien,  nos estimulan nuestras capacidades.

Si queremos que nuestra memoria esté igual de ágil que cuando tenía 10 años podemos ejercitarla jugando al Mastermind, el juego que consiste en adivinar una combinación de colores, hecho que implica concentración, por lo que también la desarrollaríamos. También los clásicos como el parchís y el ajedrez nos pueden ayudar a rejuvenecer nuestra memoria.

Si, por otro lado, queremos mejorar nuestra concentración y habilidad, podemos jugar a  juegos como el Mikado, el Rummi o el Formapalabras que requieren toda nuestra atención para poder ser los vencedores.

Rummi, un juego de mesa con origen español

Hoy vamos a aprender un poco más sobre el Rummi, un juego de mesa que, aunque no es de los más conocidos, nos puede proporcionar buenos ratos de diversión en compañía de nuestros amigos.

¿Sabías que el origen de este juego es español? Sí, fue un español el que inventó el Gin Rummy, el precedente del Rummi que, por aquél entonces, se jugaba con cartas. El Gin Rummy se extendió por los Estados Unidos tras la guerra de Cuba en el año 1898, y poco a poco al resto del mundo.

Pero fue un rumano muy aficionado a los naipes el que lo adaptó al juego que conocemos hoy en día. Era tal la afición que tenía, que fue tras la decisión de las autoridades rumanas de declarar los juegos de cartas ilegales cuando sustituyó las cartas por las fichas.