Más tiempo para el juego con la vuelta al cole

Mañana muchos de nuestros peques vuelven al colegio después de todo el verano de vacaciones, piscina, playa, montaña, horarios descontrolados, helados, juego u mucho más juego. Con amigos, primos, vecinos y en familia, pero un verano de no parar de jugar y divertirse. Y claro, ahora vuelven al cole y el tiempo libre y de juego se reduce considerablemente. Pero ojo, que esto no es el fin del mundo, todo tiene solución.

colegio

Lo que debemos tener en cuenta como padres es la importancia del juego en el aprendizaje y crecimiento de nuestros hijos a estas edades. Son unos niños y no podemos mantenerlos siempre ocupados con clases, actividades extraescolares, horas de deporte y más clases. Necesitan tiempo, a parte de para hacer sus tareas de casa, para seguir jugando a lo que les apetezca. Que corran, se manchen, se caigan, vayan al parque, se aburran, inventen, descubran… y si puede ser todos los días un ratito, mucho mejor.

Nosotros, aunque el colegio empiece ya, siempre buscamos algún momento para pasar tiempo en familia, como el rato de después de cenar, por ejemplo. Ahora que sigue haciendo buen tiempo, aprovechamos la terracita para echarnos una partidita al parchís y comprobar que las nuevas generaciones también llevan la diversión en las venas.

parchis-cayro

Porque aunque muchas veces no nos demos cuenta, el cambio tan repentino de la vuelta al cole, de estar todo el día jugando a volver a las clases y estar quieto más de 10 minutos en el pupitre (que sabemos los revoltosos que pueden ser), puede hacer que a muchos niños les cueste más volver a la rutina.

Además, hay muchos juegos que les ayudan a desarrollar capacidades como la memorización, la creatividad, la atención o el cálculo, y que favorecen el aprendizaje y les ayuda a mejorar en muchas actividades y asignaturas del colegio.

Formapalabras-Viaje-C-717-431x323

Formapalabras de viaje magnético

Mi-Primer-Ajedrez-C-169-431x323

Mi primer ajedrez

852 Tangram fm CAJA(10)1401-431x323

Tangram 

R5001-brainstring-original-retro-w-431x323

Brainstring

Quizzers-C-716-431x323

Quizzers

Desde Cayro lo tenemos comprobado, lo mejor para llevar unos hábitos de vida saludables 😉 es no dejar de jugar, sea verano, invierno o primavera; tengamos 10, 35 o 90 años. Porque el juego en familia ayuda a nuestros peques a crecer más felices, motivados y con mayores aspiraciones.

Y tú, ¿a qué juegas?

¿Te atreves con estos Tangram?

tangram_cayro_the_games

Seguramente hayáis jugado alguna vez al Tangram de origen chino, pero quizá no sepáis lo beneficioso que es hacer que los pequeños de la casa jueguen con vosotros.

Las matemáticas puede que se les resistan, pero cuando la geometría viene en forma de rompecabezas, resulta mucho más entretenido y divertido aprender con esta herramienta. El Tangram, aunque tenga más de cien años, sigue siendo una instrumento elemental para la estimulación en el desarrollo en la edad temprana. Consigue potenciar elementos tan importantes como la creatividad y tan necesarios como la estructura y orientación espacial o la memoria visual.

Sin darse cuenta, los niños se aproximan a las bases de la geometría a modo de juego consiguiendo imaginar y crear miles de formas con tan solo siete piezas: Un cuadrado, dos triángulos grandes, un triángulo mediano, dos triángulos pequeños y un trapecio. Estas son las características del modelo tradicional, pero podéis encontrar muchos distintos. Aunque en cualquiera pueden jugar desde niños pequeños hasta personas mayores, tanto si es en grupo como en solitario.

¡La única regla es que hay que utilizar todas las piezas sin amontonarlas! Además, existen distintos niveles que aseguran una evolución en el jugador realmente divertida.

Por todo lo que hemos comentado, te proponemos a continuación unas  figuras para formar con las piezas de Tangram. ¿Quién se atreve con ellas?

Image

Image

¿Qué os parecen? Os animamos a que toquéis, juguéis y practiquéis con vuestras piezas en casa. ¿Hay alguna figura que se os resista?

Si quieres saber más sobre el Tangram, haz click AQUÍ.

¡Hazte un Tangram!

Image

Siguiendo nuestra serie de posts dedicados a juegos con origen ancestral, ha llegado el momento de dedicarle uno al Tangram, una propuesta con origen chino que, a día de hoy, ha trascendido su condición de juego para ser utilizada en diferentes campos, como la psicología, la filosofía, el diseño o incluso en la enseñanza matemática.

El Tamgram está formado por siete piezas planas de bordes rectos y, a grandes rasgos, consiste en formar distintas figuras con dichas piezas, compuestas de un romboide, 5 triángulos y un cuadrado. Puede jugarse con el Tangram de diversas maneras. Por un lado: sin objetivo específico más allá de sorprenderse uno mismo (o sorprender a los demás) con la cantidad de figuras que se pueden realizar con un número de piezas aparantemente tan limitado. O, por otro lado, intentando construir con las piezas siluetas que previamente se nos han proporcionado, normalmente en papel, siempre teniendo en cuenta que dichas piezas jamás pueden solaparse. Se calcula que, desde el siglo XIX, se han recopilado más de 6.500 problemas diferentes a resolver con el Tangram, aunque el número sigue creciendo.

En cuanto a los orígenes del juego, siguen estando poco claros, aunque es indiscutible que estos se encuentran en China. Aunque no llegó a tierras occidentales hasta el siglo XVIII, el Tangram había formado parte de la cultura del país desde una época en la que los historiadores aun no han conseguido ponerse de acuerdo.

Como todo juego clásico que se precie, el Tangram tiene varias leyendas y hechos curiosos a su alrededor, como aquel que dice que Napoleón Bonaparte se convirtió en todo un maestro en el Tangram tras ser exiliado a la isla de Santa Elena, o el que se refiere a él como el «juego oficial» de la Primera Guerra Mundial, dada su popularidad entre ambos bandos.

Sea como sea, el Qiao Ban (su denominación china original, que quiere decir «Los 7 tableros del Ingenio») es mucho más que un entretenimiento: fomenta la creatividad, la búsqueda de soluciones alternativas a un problema y la percepción espacial. ¿A qué estás esperando? ¿Te hace un Tangram?

 

¿Jugamos al Tangram?

Hoy os propoponemos un juego divertido para esas tardes aburridas en casa en las que no sabemos qué hacer. Se trata del Tangram, un puzzle chino que consta de siete piezas resultantes de cortar un cuadrado en cinco triángulos, un cuadrado y un trapezio.

El juego consiste en realizar figuras utilizando todas las piezas. Hay entretenimiento para rato, pues existen más de 10.000 formas diferentes para construir. Aquí os dejamos unas cuantas, pero en internet podéis encontrar muchas más. Coge tu tangram o constrúyelo tú mismo con una cartulina y… ¡a jugar!

Hemos encontrado estas figuras en Morfopacifico